Todo sobre "Playa Malvarrosa"

Experiencias viajeras en Valencia

Experiencias viajeras en Valencia

Momentos dulces, apasionados, diferentes y relajados. Una escapada romántica con tu pareja va a llenarte totalmente en aquellos momentos en los que necesitas descansar. Valencia ofrece rincones y experiencias románticas. Elígela para un fin de semana y pásalo bien. Pasear por el barrio gótico e histórico de la ciudad nos aporta momentos diferentes. Allí veremos en el edificio del ayuntamiento, la catedral y otros exponentes góticos, además de sus plazas y calles peculiares. Junto a él, el puerto de Valencia es un lugar atractivo donde poder ir con nuestra pareja. Es una zona de ocio con restaurantes, bares y centros comerciales, pero también un buen mirador de barcos y del mar Mediterráneo. ¿Un paseo en barca? Al lado de la ciudad del Túria se realizan muchas actividades, gracias a la zona de la Albufera. Un lugar que une naturaleza, flora y fauna totalmente envidiable. Se puede, entonces, realizar un paseo en barca por el lago de la Albufera. Y hasta contemplar vistas fantásticas desde el Mirador de La Albufera. Los parques y jardines recorren la ciudad de Valencia. Son pulmones verdes de la ciudad, y no es de extrañar que estén siempre ocupados, para descansar y hacer un break entre semana y pasear o comer durante los días festivos. Destacamos el Parque de Cabecera, al lado de la Ciudad de las Ciencias. Cuenta con una gran extensión, edificios, estatuas, un lago para subir en embarcaciones, y zonas para relajarnos totalmente. No podemos irnos de Valencia sin ver La Ciudad...

Próximo destino: Valencia

Próximo destino: Valencia

LLegar a Valencia es fácil y cómodo. Tanto si vas en avión, como en tren o autocar, tiene muchos rincones que explorar. Ves con tu pareja y tómate un respiro; la ciudad te espera. Lo mejor es empezar por su barrio más antiguo e histórico. Puedes entrar y explorar la Lonja, la Catedral y sus calles colindantes. Recomendamos entrar en la Basilica de los Desamparados, el Palau de la Generalitat, los restos romanos o la plaza de la Redonda. Su barrio gótico está muy bien por la noche. Lleno de tascas, bares, tabernas, y otros restaurantes más informales y hasta los que parecen palacetes antiguos, donde comer muy bien a precios económicos. En cualquier hora es buen momento para bajar a las playas de las Arenas y la Malvarrosa, perfectamente comunicadas a través de una amplia red de accesos: A bordo de la moderna flota de autobuses urbano, en bicicleta por el carril-bici, o viajando cómodamente en el tranvía. Junto a ellas, el Paseo Marítimo, con unas magníficas instalaciones y que se ha convertido en una de las zonas de ocio por excelencia donde se puede disfrutar paseando, patinando, corriendo o tomando el sol. Es el lugar perfecto para comer una paella (hay miles de tipos…) junto al mar. Verás que no sabrá igual que la que has comido antes en cualquier otra parte. No te vayas de Valencia sin visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias, un gran centro lúdico-cultural que sorprende por su arquitectura y...